No sabes nada.

img_8278

Estaba a punto de bajar la antorcha y encender la pira funeraria cuando su mano se detuvo.

—No puedo hacerlo —pensó.

La miró, recorriendo con sus ojos aquel cuerpo que le había hecho romper sus votos. Aquel cuerpo que lo había trasportado a otro mundo. Se detuvo en sus labios, ahora cerrados, de la única mujer que había amado en toda su vida.

Las lágrimas empezaron a brotar. Intentó parar, pero no sirvió de nada.

Tenía tantas ganas de besarla.

Deseaba acariciar otra vez aquel pelo rojo y salvaje, hacerle el amor toda la noche como un loco y amanecer, rendido, cubierto de pieles con ella apoyada en su pecho.

Sintió algo frio, que agarraba su mano.
—Jooon… —susurró Ygritte con una voz gutural
¿Ygritte?—Balbuceo Jon
—Mi amor…
— ¡Ygritte! —Dijo Jon mientras seguían cayendo lágrimas por sus mejillas.

Ella se abalanzó sobre él y le arranco el labio inferior de cuajo.
Ygritte devoraba su cara cuando la antorcha cayó de las manos de Jon, prendiendo fuego a la pira funeraria, ardiendo juntos.

Jon sangraba, pero eso ya no importaba, ella estaba viva. E Iría hasta el mismísimo infierno con ella.

Esta vez se quedarían en su cueva, por siempre.
Daniel M. Givaudan

Dedicado a esos amores imposibles que viven en un eterno bucle.

Relato de 200 palabras para el concurso de http://laventanasecreta6.blogspot.com.es Espero que os guste!

Anuncios

3 comentarios en “No sabes nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s