Hasta que nos volvimos humanos

Hasta que nos volvimos humanos

554680_322011024548954_1942339585_n

–Va, escríbeme otro final para “el café” eso no puede acabar así–me decías

-¿Te das cuenta que las cosas que me pides no son las que les piden las chicas a sus chicos verdad?–te contestaba yo

Había retos que estaban al alcance de cualquiera, pero otros (como escribirte el final que no te gustaba de un libro)

sé que no todo el mundo podía hacerlo.

 

Se que hay gente que puede comprar montañas,

viajar a tantos sitios como quieran

pero yo construía mundos para ti que no existían

nos perseguiamos por mapas que inventabamos

y dejábamos señales por las calles como si viviéramos en otra dimensión.

hasta que nos volvimos humanos.

 

Y era verdad,

realmente cuando esa sensación se revelaba dentro de nosotros y salía…

lo hacía sin medida, sin control

y volabamos

y dejábamos de ser humanos

para convertirnos en el sueño hecho realidad el uno del otro.

 

Y no había lluvia ni tormenta que pudiera con todo aquello

 

Y bastaba un libro y una tarde juntos para construir tantos mundos como quisiéramos

y tu tripa era mi mejor almohada

y yo tu mejor narrador

y leía para ti, como si fueras todo un auditorio

 

como si fueras una sirena y fuera yo el marinero que intentaba hechizarte

 

Y yo me inclinaba ante ti, cerrando el libro, para recibir mis aplausos

y tu me pagabas con tu sonrisa

y con otro “va un poco más”

 

Y yo ya sabía que era para quedarte dormida

y yo me quejaba, como un autor famoso, ya es suficiente decía,

como un rock-star al que al terminar el concierto le piden otra más

 

Y luego lo que viene es historia

tu cuerpo y el mio mezclados como si solo fuéramos uno

la confirmación de que el amor puede ser algo mágico e inexplicable

abriendo portales a otros mundos en tus labios,

guiándome en el mapa de tu cuerpo por toda tu piel

con la sensación  haber estado allí en otra vida

con la incapacidad de explicartelo mirándote a los ojos

y solo poder seguir recorriendonos como si se nos acabara el tiempo

con las manos ardiendo

la mirada llena de fuego

y toda esa sensación de hormigueo en el estómago liberada al entrar dentro de ti

y tocar el universo con las manos,

y entenderlo todo, aunque fuera por un efímero segundo eterno.

 

Y de repente el olvido, nos hemos perdido,

miramos alrededor y no existimos.

todo ha pasado de manera tan fugaz que si no fuera porque algo dentro de mi me dice que un día existimos,

creería que todas aquellas noches, aquellos días y aquellos vuelos jamás existieron.

 

Y tiene razon, la razon

es imposible recuperar todo aquello

hemos construido un odio encima de todos nuestros cimientos

hemos guardo lo peor para nosotros

y hemos dejado el resto para los demás

ahora, que somos humanos.

 

Daniel M. Givaudan

15 de noviembre 2017.

“solo es otro miércoles más, me digo, y escribo, y te construyo de nuevo, en esa zona neutra en la que aún vivimos, en la que aún somos.”

 

Mientras escribo “Terapia de amor”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s