La sonrisa de la nostalgia

Foto actriz Rose Leslie posando en blanco y negro

Tengo un montón de fotos tuyas en la mano, y no se que decir.

Dicen que ya ha pasado el tiempo de sonreír en la noche

Que ya los amaneceres no son cosa nuestra

Que ya no solemos mirar atrás, por si nos hemos escondido en un portal y darnos una sorpresa al salir de trabajar.

Que mirar a la luna ya no nos dice nada, ni siquiera cuando está llena.

¿Será posible todo eso? Me pregunto mientras tiro otra foto tuya contra el olvido.

¿Es posible que hayamos perdido nuestra memoria?

Me acusa la nostalgia, de no hacerle caso.

De no acompañarme ya, en mis paseos sonriendo a las calles de esta ciudad.

Sigue enfadada conmigo, porque no entiende que no hay nostalgia que sea protagonista de ninguna vida. Y no sabe resignarse a la vida de las nostalgias.

Que sólo ocupan una parte de nuestro día, de un momento, De un instante, pero que es suficiente para dejarnos con la mirada perdida.

Y dejo caer otra foto, que no resistió otro otoño.

Y la nostalgia llama a mi puerta, insistiendo en que le abra. Que tiene cosas que decirme,

que todas me van a encantar. Que esta vez va en serio, trae recuerdos de verdad.

Y yo llamo al invierno, y le pido que la arranque de mi puerta. Y se la lleve lejos de mi.

Y la veo, como se la llevan, y veo su mirada de dolor, de traición, de no entender porqué le hago esto si llevábamos tanto tiempo juntos.

Y yo me doy la vuelta, y aparto la cara,

Porque no se si podré aguantar mucho más tiempo esa mirada.

Su mirada.

Daniel M. Givaudan.

“La sonrisa de la nostalgia”

#Dmgivaudan

#UnabuhardillaEnParis

#Poetry

Anuncios

El regalo

Página de bajo la misma estrella. Dedicatoria de Peter Van Houtten

El regalo.

Te regalo mis libros, las dedicatorias y las letras que en ella puse.

Te regalo los momentos que pasé buscando libros para ti.

Te regalo la sensación de subir como la espuma y estallar como un fuego de artificio.

Te regalo la cara oculta de la Luna, y entradas en primera fila tumbados en el suelo contemplándola.

Te regalo ese momento, justo ese, que el día se hace noche y hay todo un universo allá arriba contemplándonos.

Te regalo ese momento, justo ese, en el que la noche se hace día y nuestros ojos llevan todo lo que hemos pasado juntos esa noche.

Te regalo el secreto, la verdad, la fortaleza y debilidad que contienen mi corazón.

Tuya es la responsabilidad de cuidarlo como es merecedor.

Te regalo un instante junto al mar, después de mucha carretera juntos, sonriendo.

Te regalo besos con sabor a sal, después de bañarnos desnudos en el mar.

Te regalo probar a que sabes, a través de mis labios.

Te regalo creer en un sueño, porque tú me regalaste uno.

Te regalo la sensación de ser único entre un millón, que es como yo te veo al verte llegar.

Te regalo mil preguntas, porque de eso esta hecha la vida. De preguntas.

Te regalo Mil respuestas, o al menos el camino para empezar a buscarlas.

Te regalo detener el tiempo. Aunque este siga a su ritmo

Te regalo todas esas cosas, todas esas No cosas, que nunca supe retener y que no son mías. Y que siempre compartí contigo. Incluso cuando no las merecías.

Te regalo haber sido, ser y seremos.

Todo eso, te regalo.

Daniel M. Givaudan.

#felizaño2018

#dmgivaudan #unabuhardillaenparis #undolorimperial

Hasta que nos volvimos humanos

Hasta que nos volvimos humanos

554680_322011024548954_1942339585_n

–Va, escríbeme otro final para “el café” eso no puede acabar así–me decías

-¿Te das cuenta que las cosas que me pides no son las que les piden las chicas a sus chicos verdad?–te contestaba yo

Había retos que estaban al alcance de cualquiera, pero otros (como escribirte el final que no te gustaba de un libro)

sé que no todo el mundo podía hacerlo.

 

Se que hay gente que puede comprar montañas,

viajar a tantos sitios como quieran

pero yo construía mundos para ti que no existían

nos perseguiamos por mapas que inventabamos

y dejábamos señales por las calles como si viviéramos en otra dimensión.

hasta que nos volvimos humanos.

 

Y era verdad,

realmente cuando esa sensación se revelaba dentro de nosotros y salía…

lo hacía sin medida, sin control

y volabamos

y dejábamos de ser humanos

para convertirnos en el sueño hecho realidad el uno del otro.

 

Y no había lluvia ni tormenta que pudiera con todo aquello

 

Y bastaba un libro y una tarde juntos para construir tantos mundos como quisiéramos

y tu tripa era mi mejor almohada

y yo tu mejor narrador

y leía para ti, como si fueras todo un auditorio

 

como si fueras una sirena y fuera yo el marinero que intentaba hechizarte

 

Y yo me inclinaba ante ti, cerrando el libro, para recibir mis aplausos

y tu me pagabas con tu sonrisa

y con otro “va un poco más”

 

Y yo ya sabía que era para quedarte dormida

y yo me quejaba, como un autor famoso, ya es suficiente decía,

como un rock-star al que al terminar el concierto le piden otra más

 

Y luego lo que viene es historia

tu cuerpo y el mio mezclados como si solo fuéramos uno

la confirmación de que el amor puede ser algo mágico e inexplicable

abriendo portales a otros mundos en tus labios,

guiándome en el mapa de tu cuerpo por toda tu piel

con la sensación  haber estado allí en otra vida

con la incapacidad de explicartelo mirándote a los ojos

y solo poder seguir recorriendonos como si se nos acabara el tiempo

con las manos ardiendo

la mirada llena de fuego

y toda esa sensación de hormigueo en el estómago liberada al entrar dentro de ti

y tocar el universo con las manos,

y entenderlo todo, aunque fuera por un efímero segundo eterno.

 

Y de repente el olvido, nos hemos perdido,

miramos alrededor y no existimos.

todo ha pasado de manera tan fugaz que si no fuera porque algo dentro de mi me dice que un día existimos,

creería que todas aquellas noches, aquellos días y aquellos vuelos jamás existieron.

 

Y tiene razon, la razon

es imposible recuperar todo aquello

hemos construido un odio encima de todos nuestros cimientos

hemos guardo lo peor para nosotros

y hemos dejado el resto para los demás

ahora, que somos humanos.

 

Daniel M. Givaudan

15 de noviembre 2017.

“solo es otro miércoles más, me digo, y escribo, y te construyo de nuevo, en esa zona neutra en la que aún vivimos, en la que aún somos.”

 

Mientras escribo “Terapia de amor”

 

Realidad o ficción 

También esto pasara, libro de Milena Busquets
Y la sirena me preguntó:

—Entre la magia donde todo es posible, 

donde las luces son estrellas con luz infinita, 

el aire susurra palabras de otro tiempo 

y el mar es una mujer despeinada o 

la realidad del mundo terrenal, donde todo es tangible y tiene compromiso, 

donde la noche y el día se cuentan por horas y no por momentos, 

—¿que eliges? 

—¿Y porque debería quedarme solo con una opción?

le dije. 

¿Y que dirías tú? 
#unabuhardillaenparis #dmgivaudan #milenabusquets #realidadOMagia 

La regla no escrita 


Existe una regla no escrita 
Que impide llorar delante de quien te hizo llorar 

Reír delante de quien te hizo llorar 

Y devolver la mirada a quien te hizo llorar. 

¿Y entonces, que haremos? 

Olvidarlo todo, como siempre.

Y llora cada vez que lo necesites

Mira a los ojos siempre que puedas 

aunque veas el mismísimo abismo del que huyes en ellos 
Y ríe, ríe mucho porque esa es la verdadera medicina.
 #dmgivaudan #unabuhardillaenparis #libro

¿Como explicarlo si no?

Lee peace y Mckenzie Davis juntos
¿Como explicarlo si no?

Quizás yo le pedía cosas a la vida que esta no podía darme. 

Y siempre iba por ahí culpándole al destino en cada cruce de cada calle que cruzaba y no veía tu cara. 

Quizás le pedimos cuentas a quien no tenía que darlas y huyó despavorido creyéndonos locos. 

Quizás nos encontramos sin querer. 

Y el destino no lo había previsto y ahora no sabe cómo solucionarlo.

 

Y somos eso, un error no previsto del destino y ahora, esos que manejan nuestros hilos y destinos no tienen ni idea como arreglar. 

Y a ti te han dejado hecha polvo tantas veces y a mi perdido sin brújula buscándote en cada calle. 

Como y de que manera sino, podemos explicar esa sensación de que algo no está bien. 

De que al aire le falta algo más. 

Que hay un mensaje oculto bajo cada amanecer y bajo cada anochecer que no pasamos juntos. 

¿Como explicarlo sino?

Daniel M. Givaudan de #unabuhardillaenparis #libro #dmgivaudan

¿Que ha pasado mientras yo no estaba?

Y entonces te preguntas : 

¿Que ha pasado en el mundo real mientras yo no estaba? ¿Que ha pasado mientras yo disfrutaba de tu sonrisa?

Mientras llovía ahí fuera y tú y yo mirábamos la misma ventana, abrazados en el sofá?

¿Que ha pasado ahí fuera mientras tú y yo mediamos el tiempo a latidos?

¿Y las distancias en olas de mar?

Y escucho al viento que ya no trae respuestas

y miro la luna, que ya no es nuestro refugio 

Y miro tu foto, y ya no sé quién eres. 

Y las calles antes nuestras, ahora son solo mías y de nuestro eco. 

#Dmgivaudan

De #UnabuhardillaenParis #libro